Como mejorar la hernia de disco con tratamientos naturales

Generalmente no todas las lesiones terminan en cirugía. En muchos casos se puede mejorar la lesión con tratamientos naturales. Estos tratamientos nos ayudan a disminuir los síntomas del dolor, y a mejorar nuestra calidad de vida.

Como mejorar la hernia de disco con tratamientos naturales

La hernia de disco hoy en dia afecta a muchas personas. Según las estimaciones médicas, 1 de cada 100 personas adultas en el mundo padece esta condición. Según un estudio, se cree que al menos el 50 % de las personas padecen o padecerán algún problema en su espalda a lo largo de su vida.

La hernia de disco aparece con más frecuencia en la zona del cuello o la parte baja de la espalda por encontrarse en zonas con mayor movilidad en la columna vertebral. Sin embargo, una hernia puede salir en cualquier parte de la columna.

Así como no todos los dolores de espalda corresponden a una hernia de disco, no todas las hernias discales producen dolor. Se sabe que alrededor del 30 % de la población podría tener una de esas hernias, sin que se manifieste ningún síntoma.

Hernia de disco

La columna vertebral tiene varios huesos que se llaman vértebras. Los adultos tienen 26 vértebras en total. Cada vértebra esta separada de la anterior y de la siguiente por medio de unas estructuras llamadas discos intervertebrales. No existen discos en la zona del sacro y del cóccix.

Los discos están formados por un tejido pulposo. Su función principal es la de amortiguar el impacto entre las vértebras, durante el movimiento. Estos tienen un alto contenido de agua, el cual comienza a disminuir con el paso de los años.

Los discos tienen un anillo fibroso que los rodea. Cuando el disco pierde entereza, por efecto de la edad o de algún traumatismo, el anillo fibroso tiende a romperse. Es ahí cuando se forma la hernia de disco, causando dolor e inclusive inmovilidad. Muchas veces se soluciona a través de cirugía, pero también se puede tratar ayudado por soluciones alternativas.

“Te puede interesar”

La nutrición es muy importante

Unas de las recomendaciones que indican a la hora de tratar la hernia de disco es la de seguir una dieta apropiada. Es de suma importancia tomar suficiente cantidad de agua diariamente. Se recomienda que un adulto consuma al menos dos litros al día. Ayudando a proteger los discos intervertebrales y reducir la inflamación si hay una hernia discal.

La dieta por sí sola no sana una hernia discal, pero sí contribuye decisivamente en el tratamiento. Combinada con otras acciones suele dar buenos resultados. Lo recomendable es tener una dieta rica en frutas, vegetales, cereales integrales y todo tipo de alimentos antioxidantes.

De igual manera, se deben evitar los elementos acidificantes o inflamatorios. Como por ejemplo las carnes rojas, el azúcar, todos los alimentos que contengan conservantes o colorantes, los que contengan gluten y la llamada “comida chatarra”, entre otros.

Quiropráctica y fisioterapia

Un tratamiento muy eficaz para la hernia de disco es la quiropraxis. Frente a este punto es importante hacer hincapié en que quien lleve a cabo este tipo de intervención tiene que ser alguien preparado y experimentado. Una mala quiropráctica no solo puede ser ineficaz, sino en algunos casos peligrosa.

Un buen quiropráctico se encuentra posibilitado de corregir una hernia discal. El objetivo de este tratamiento es que la vértebra reabsorba el tejido y la hernia se cure completamente. En las primeras etapas, también es una medida muy eficaz contra el dolor.

La fisioterapia es la terapia más utilizada para tratar las lesiones discales. Por lo general, el profesional de la salud indica una rutina de ejercicios que se debe seguir cuidadosamente. También es muy frecuente que se empleen medidas como aplicación de frío, calor, ultrasonido, etc. en la zona afectada.

Fitoterapia

Existen plantas medicinales que se pueden tomar en infusión y que ayudan para tratar los síntomas de una hernia de disco. En particular, reducen la inflamación y el dolor. Una de las más eficaces es té de tomillo, orégano y cola de caballo. En conjunto tienen un efecto antiinflamatorio que resulta beneficioso sobre esta condición.

Se debe colocar en un recipiente medio litro de agua.

Verter allí una cucharadita de tomillo, una de orégano y una de cola de caballo.

Llevar a fuego medio y dejar hervir por cinco minutos.

Después, reposar por 10 minutos y colar.

Se recomienda tomar tres tazas al día, antes de cada comida.

Ingrese su comentario

También puede gustarle...