Vea como se conecta la columna vertebral con otros órganos y la importancia de tenerla sana

Es uno de los centros neurálgicos de nuestro cuerpo, por lo tanto no es raro que los órganos estén representados en las distintas partes de la columna y que esta a su vez afecte a su salud.

El cuerpo es naturalmente uno de los inventos más asombrosos del mundo. Su perfecto engranaje del que está compuesto hace muchas veces inexplicable inclusive para la ciencia y los especialistas. ¿Alguna vez te preguntaste cómo está conectada la columna con los órganos?

La naturaleza para este caso no ha dejado nada al azar. Mientras más lo conocemos, más seguros estamos de ello, descubriendo cada día nuevas conexiones entre las partes del organismo.

La columna vertebral está conectada a otros órganos.

Esto nos resulta interesante porque la espina dorsal es un hueso, pero sin embargo, su comportamiento influye en el desempeño de órganos y músculos, como hígado, pulmones, corazón, etc.

La columna está conectada a otros órganos

El origen de este fenómeno es mucho más natural de lo que parece. La espina vertebral es la responsable de que nos mantengamos parados, es decir que ella es la que hace que todo en nuestro cuerpo se una.  

Está formada de pequeños huesos apoyándose en músculos y órganos que, al mismo tiempo, están en contacto con otros.

Cuando se descoloca o sufre alteración alguno de estos huesos, sucede lo mismo con lo demás, de manera que afecta en el funcionamiento de los mismos.

El resultado se agrava porque, una falla en un órgano como el hígado repercute en nuestro estado de salud general.

La columna vertebral también se ve afectada cuando tenemos sentimientos negativos, como el estrés y la tristeza.

Por eso es importante controlar nuestras emociones, y de esa manera poder evitar tensionar la zona de la espalda que como consecuencia afectarán órganos y músculos de nuestro organismo.  

¿Cuándo es necesario revisar la columna?




Cuando se comienzan a sentir molestias, el medico tiende a recetar medicamentos que actúan en las zonas donde aparecen los dolores.

Generalmente, los resultados de estas terapias no se van con la rapidez que uno espera. Tal vez sea este el momento en el que se debe revisar seriamente la columna vertebral.

Las enfermedades más frecuentes ligadas a este problema son:

Extremidades dormidas

La inflamación cervical se traduce en una opresión de los nervios. En consecuencia, la sangre fluye con dificultad. Cuando esto sucede durante un tiempo considerable, las extremidades se resienten y comienzan a perder sensibilidad.

 

Migraña

La espalda está implicada en la mayoría de los dolores de cabeza.

Las contracturas musculares ocasionan que los huesos se desplacen, de forma que da lugar a padecimientos en la parte superior de la cabeza, así como en la cara.

Incluso puede causar que se te nuble la vista.

Falta de riego sanguíneo en el cerebro

Es un fenómeno muy similar al que transcurre en el entumecimiento de las cervicales.

La presión de los músculos sobre las arterias limita la cantidad de sangre que llega al cerebro. Sus efectos pueden ser leves o graves: desde mareos transitorios a accidentes más importantes, como el ictus.

Dificultades digestivas

La inflamación de las lumbares descoloca el aparato digestivo, lo que implica que su desempeño se verá alterado de diferentes modos. Es probable que se sufra estreñimiento, al tiempo que se dan episodios de diarrea repentina.

Es por eso que se debe prestar mayor atención a la espina dorsal y recuerde ante cualquier mínima duda, consulte a su médico de confianza.

Ingrese su comentario

También puede gustarle...