LUMBALGIA O CIÁTICA DURANTE EL EMBARAZO: Como prevenir el dolor

La lumbalgia, ciática o dolor lumbar, es una incomodidad constante que se siente en la parte baja de la espalda.  Esta molestia se presenta generalmente durante el embarazo. Es importante que tengas en cuenta los siguientes consejos para que puedas prevenirlo.

 

LUMBALGIA O CIÁTICA DURANTE EL EMBARAZO: Como prevenir el dolor

 

El embarazo es una bendición que trae aparejado un sinfín de alegrías y sensaciones. También es cierto que durante el embarazo se producen cambios bruscos en el cuerpo, resultando muchos de ellos incómodos o difíciles de aceptar para las madres. Entre esos cambios, aparece la famosa lumbalgia.

Según datos estadísticos, el 75% de las mujeres embarazadas sufren de lumbalgia. Es un dolor molesto, permanente, qua crece a medida que progresa la gestación.

También los datos estadísticos nos cuentan que hasta el 67% de las mujeres presentan dolore lumbares en la segunda parte del embarazo, y hasta un 21% de ellas siguen sufriendo este problema después del parto. No obstante, a pesar de estos datos estadísticos, el pronóstico es bueno. Es decir, que las molestias, se van con el tiempo.

 

 

¿QUE ES LA LUMBALGIA?

Es un dolor molesto e intenso que se lo siente en la región lumbar, es decir en la parte baja de la espalda. Evitando lo movilidad normal del cuerpo. En algunas madres este dolor ocurre solo en ciertos momentos, en cambio, en otras, la molestia es permanente. En todos los casos es muy doloroso y muy difícil de sobrellevar.

 

 

 

¿POR QUE SE PRODUCE?

Porque el embarazo causa que se desplace el centro de gravedad del cuerpo, y de esa manera, los músculos de la parte inferior de la espalda trabajan más de lo normal para poder sostener la columna.

 

Brevemente explicamos que cuando el abdomen empieza a aumentar su tamaño crecer, la madre debe compensar ese peso inclinándose levemente hacia atrás.

Cuando los músculos se fatigan al tener que aguantar más peso de lo que está acostumbrado, los ligamentos le brindan ayuda, soportando parte de la carga y de esa manera, el sistema músculo-esquelético se vuelve más frágil. Entonces, puede ocurrir cualquiera de las dos situaciones: que la curvatura lumbar se acentúe demasiado o que cualquier mínimo movimiento brusco cree una lesión. En los dos casos el resultado es una lumbalgia.

 

 

Te puede interesar

Como bajar de peso después del embarazo

 

CÓMO PREVENIR LA LUMBALGIA Y EJERCICIOS PARA ALIVIAR EL DOLOR

Para evitar la aparición del dolor lumbar o aliviarlo cuando este ya ha aparecido es obligatorio tener una correcta higiene postural, mantenerse activa y realizar ejercicio físico (siempre y cuando el medico no le haya recomendado reposo).

Lo ideal es que consulte a un fisioterapeuta especialista obstétrico y que le genere un plan de ejercicios específico para cada caso y de esa manera poder tonificar aquellos músculos más débiles y además regular el tono mediante relajación y suaves estiramientos de aquellos músculos más propensos a lesionarse.

 

Por otro lado te recomendamos que tengas presente estas recomendaciones que serán de suma utilidad con el fin de prevenir el dolor lumbar durante el embarazo y llegar al día del parto de la mejor manera.  

 

– Realice una sesión de masaje prenatal que ayudan a aliviar tensiones, relajar los músculos sobrecargados, mejoran la circulación y el sistema nervioso.

 

– Trate de dormir de costado, con una o las dos rodillas flexionadas y colocando una almohada entre ellas.

 

– Siempre es bueno descansar cuando es necesario, pero no se debe confundir con estar echada y en reposo todo el día, a menos que tu doctor así lo haya recomendado.

 

– Evitar levantar peso y si debes hacerlo, dividirlo en cargas más pequeñas, se debe tener cuidado al transportarlos, siempre con mucho cuidado.

 

– Intente utilizar un calzado cómodo y evita los tacos altos, los tacos altos ayudan a exigir los músculos lumbares.

 

– Mantenga una correcta postura corporal en todo momento. Evite estar mucho tiempo en una misma posición, muévase realizando pequeñas caminatas y cambiando de posición postural.

 

– Tome conocimiento de su cuerpo y conozca las adaptaciones fisiológicas que este experimentará a lo largo de la gestación. Y recuerde ante cualquier duda que se le presente, consulte a un profesional.

 

 

Visite nuestra tienda online

 

Producto disponible en Amazon.es

 

Ingrese su comentario

También puede gustarle...